Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
12 marzo 2009 4 12 /03 /marzo /2009 00:00

El concepto de seguridad (securitatis) se refiere a la percepción de tranquilidad y aislamiento de peligros que caracteriza a un entorno, un procedimiento o una acción. Por tratarse de una sensación interior pudiera considerarse ambigua; sin embargo, es un parámetro perfectamente cuantificable si se analiza con la metodología y conocimientos adecuados. El perfeccionamiento de estos procedimientos, resultante de la inversión e investigación aplicadas al ámbito sociológico de la seguridad, ha implicado la utilización de la tecnología más avanzada por medio de sistemas de Seguridad Electrónica con características y funciones específicas que abarcan un amplio margen, desde la industria hasta el hogar. La integración de estos sistemas y su adaptación a las necesidades de funcionalidad y ergonomía han alcanzado niveles de especialización tales que ameritan la experticia de personal capacitado y certificado en el diseño, estructuración e implementación de sistemas complejos y altamente tecnificados.

            Surgen de estas aseveraciones varias interrogantes: ¿Qué es un Sistema de Seguridad Electrónica?, ¿cuál es su aplicación en nuestro acontecer diario? ¿Cómo aprovechar estos avances tecnológicos en el mejoramiento de los niveles de seguridad de mi entorno?
             Rafael Bervin F., Director General de Alar Alarmas, S.A. de C.V., empresa especializada en el desarrollo e integración de Sistemas Electrónicos de Seguridad, responde a estas preguntas, desglosando sus funciones, características y aplica-ciones.
           Con el propósito de facilitar la estandarización de mecanismos y procesos, es aceptada universalmente la utilización de dos términos disímiles para especificar cada área de influencia dentro del ámbito de la seguridad: Safety y Security. Por Safety (Seguridad) entendemos “el hecho de estar a salvo, la condición de estar protegido contra cualquier evento que pueda ser considerado peligroso”, y es genéricamente conocido como “Seguridad Industrial”, aplicada a los sistemas y procesos que tienen que ver con el entorno laboral y los mecanismos de prevención y control asociados a éstos. Security, “es la condición de estar protegido contra daños o pérdidas. En sentido general es un concepto similar a SEGURIDAD; pero con el agregado de estar protegido de peligros originados desde afuera”; este término es aplicable al monitoreo y control de actividades humanas y a la prevención de delitos; y es generalmente denominado como “Seguridad Física”. Ambos términos implican, no obstante, la implementación de procedimientos apoyados en sistemas de seguridad específicos cuyo desarrollo se encuentra en permanente evolución.
             Los sistemas de Seguridad Electrónica están divididos en cuatro subsistemas: Incendio, Robo-Hurto, Video (CCTV) y Control de Acceso; cada uno de ellos diseñados para cubrir diferentes necesidades de monitoreo, control y/o supervisión, pero con capacidad de ser interconectados e integrados en un único macro sistema multifuncional. La utilización de cada uno de ellos depende de las necesidades particulares de cada instalación o edificación, así como de los procedimientos operativos contemplados. Los abrumadores y, a veces, desconcertantes avances tecnológicos que nos obligan a ser muy cuidadosos en las inversiones proyectadas ante el inminente riesgo de prematura caducidad de los equipos “nuevos”, no escapan al sector seguridad; por lo que es particularmente necesario un serio análisis del factor costo-valor a la hora de decidir en qué clase de tecnología invertir. En primer término describamos cada uno de los subsistemas citados.
 Los sistemas Contra Incendio, como su nombre lo indica, están diseñados para facilitar el manejo de situaciones de emergencia relacionadas con eventos de incendio, bajo dos preceptos no excluyentes de detección y extinción. Los mecanismos de detección están basados en sensores térmicos o fotoeléctricos que analizan y procesan las variaciones de temperatura o composición iónica del ambiente para determinar la presencia de humo o de un foco de calor excesivo. Conectados a un panel de control, estos dispositivos emiten las señales de alerta que permiten una adecuada reacción; para ello son emitidas tanto notificaciones sonoras locales como comunicaciones remotas con los organismos correspondientes. Cuando el sistema de detección está complementado con los mecanismos de reacción, la señal es analizada y procesada para desencadenar el proceso automático de extinción, que puede ser por medio de agua (sprinkler), gases no tóxicos o agentes químicos (polvo, espuma, etcétera). La prevención de incendios no sólo depende de los sistemas de detección-extinción, sino de la correcta aplicación de las normas de construcción, almacenamiento, ventilación y señalización; así como de procedimientos adecuados y acordes con las operaciones y condiciones de cada estructura. Lamentablemente, y potenciado por los niveles de inseguridad reinante en muchas de nuestras ciudades, la cultura de prevención de nuestros países se ha concentrado mayormente en la “seguridad física”, desdeñando la importancia de los sistemas de “seguridad industrial” (entre los cuales los sistemas contra incendio son prioritarios); con normativos laxas y poco exigentes que nos colocan en niveles de riesgo laboral superiores al de regiones más concientizadas.
              Los sistemas Robo-Hurto se centran en la protección del entorno de una posible intrusión de personas no autorizadas a sectores o en horarios no permitidos. Para ello son utilizados sensores de presencia, movimiento o vibraciones; dispositivos magnéticos de detección de apertura de puertas y ventanas; o pulsadores de alerta que son asociados, todos, a una consola o panel central que es programada y manipulada por medio de códigos y claves ingresadas en un teclado utilitario. Los procedimientos habituales se discriminan en dos posibles eventos: el Asalto (robo), cuando la intrusión tiene lugar con la presencia de personas (víctimas) en el sitio afectado, por lo que la notificación remota debe ser silenciosa y la reacción suficientemente sigilosa para no poner en riesgo la vida o integridad de los presentes, evitando una posible situación de rehenes; y el Hurto, cuando se desarrolla una actividad vandálica en un local o ambiente donde no hay potenciales víctimas. En este caso se genera la notificación remota, acompañada de una señal sonora de alta estridencia (100-110 db) y lumínica que indique, sin limitaciones, la ocurrencia del delito.

sigue...

Artículo publicado en la revista PETROQUIMEX, No. 38 / Marzo-Abril 2009.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Bervín Farías - en TECNOLOGÍA
Comenta este artículo

Comentarios

Inicio

  • : Rafael Bervín Farías
  • Rafael Bervín Farías
  • : Los aconteciomientos políticos de la actualidad siempre encontrarán similitudes con el pasado, cercano o remoto. Es nuestra intención describir los acontecimientos que pudieran incidir en un futuro inmediato,
  • Contacto

Las opiniones expresadas en los Artículos publicados son de la exclusiva responsabilidad de su autor.